Ieronimus – Las torres medievales de la catedral de Salamanca

La exposición Ieronimus permite realizar una interesante visita a las torres de las catedrales de Salamanca.  Lleva varios años funcionando y su recorrido se ha ido ampliando tras sucesivas restauraciones, permitiendo el acceso a nuevas salas. Además también se puede subir a terrazas y tejados, algo que me encanta y me convierte en asiduo visitante. Sobretodo los martes, cuando tiene entrada gratis.

Como digo, si un martes a eso de las 10 de la mañana, uno se encuentra con gran afluencia de público a las puertas de la Torre Mocha de la catedral, no es debido a un inusitado interés de la población hacia la arquitectura. Es que el acceso al recorrido Ieronimus es gratuito. El nombre alude a un obispo que a comienzos del siglo XII promovió la construcción de la Iglesia que actualmente se conoce como Catedral Vieja.

20140513-110546

Existe una página web donde se puede obtener suficiente información acerca de este interesante recorrido. Yo aquí solamente escribo estas líneas como excusa para colgar unas cuantas imágenes realizadas en mis visitas. Fotos que no siempre es fácil conseguir, pues a menudo hay que elevar la cámara  por encima de las cabezas de la muchedumbre para poder sacar algo.

Las condiciones de luz no son las más adecuadas para fotografiar sin trípode ni luz de apoyo. Pero siempre se puede conseguir alguna toma interesante,  tanto si te gustan las vistas arquitectónicas en plan postal, como si te van esos desvaríos abstractos que quedan preciosos colgados en una inmensa pared blanca.

20140513-104051

El primer tramo de este paseo interior por las torres consiste en una sucesión de estrechos pasillos y escaleras que desembocan en distintas salas.  Cada una de ellas alberga un capítulo de la exposición. Especialmente interesante me resulta la Sala del Alcaide que tiene una ventana interior que comunica con la nave central de la Catedral Vieja y permite observar su impresionante retablo formado por multitud de tablas de madera  policromada. En la  Sala de la Bóveda, una presentación visual proyectada sobre los muros recrea el momento en que el famoso terremoto de Lisboa de 1735 agrietó seriamente la catedral. Un potente sonido envolvente añade realismo.

20140513-103115

Salir a la terraza de la Torre Mocha y pasear por los tejados almenados de la Catedral Vieja supone un gran atractivo para todos aquellos que disfrutamos viendo las cosas desde arriba. Se puede pasear junto al cimborrio románico y los arbotantes con pináculos  góticos. Entiendo que habrá personas que no disfruten de esto, pero para cualquier aficionado a la arquitectura es un placer deambular por allí.

20130723-114817

Mejores vistas todavía se obtienen desde la terraza norte. Situada en el andén superior de la Catedral Nueva, justo encima de la fachada principal. Asomándote un poco tendrás una magnífica vista de Salamanca y además quedarás inmortalizado en las cientos de fotos que los turistas estarán  sacando desde abajo. Eso sí, para llegar hasta allí hay que subir una escalera de caracol que te deja sin aliento.

20130723-110117

Previamente se ha pasado por el triforio de la Catedral Nueva. Solamente se puede recorrer un corto tramo a los pies de las naves. Suficiente como para entender que las personas somos como hormigas en el interior de tan majestuoso edificio. Es cuestión de escala y medida. Eso lo sabían bien los maestros que levantaban estas obras y el clero promotor, que intentaba dejar patente, a través de la arquitectura, la grandeza de Dios frente al minúsculo humano.

20130723-103722

Todavía se puede subir más arriba, hasta la Sala de las Campanas. Más escalera de caracol, esta vez con semáforo, para regular el tráfico e impedir atascos en su interior. A mitad de subida se puede parar en la Sala del Reloj donde permanece la antigua maquinaria relojera.

20130723-112512

Antes de finalizar mi visita tomo una fotografía en la Puerta Sur de la Catedral Nueva, que está junto al ábside de la Catedral Vieja.  Más de cinco siglos separan ambas construcciones y la diferencia ornamental es patente. El elegante detalle románico frente al exuberante alarde de los artistas Platerescos. Que me perdonen los Churrigueras y los amantes de la filigrana y la exageración, pero yo me quedo con la sobriedad románica.

20130723-120646

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s